sábado, 24 de abril de 2010

Dos son compañia, tres un equipo...

Extraido de http://www.macanadas.es/

El gran secreto de todas las mujeres respecto a los baños es que de pequeña tu madre te llevaba al baño,te enseñaba a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego ponía tiras de papel cuidadosamente en el perímetro de la taza. Finalmente te instruía: 'Nunca, nunca te sientes en un baño público y luego te mostraba 'la posición' que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que el cuerpo haga contacto con la taza.

"""'La Posición' es una de las primeras lecciones de vida de una niña, súper importante y necesaria, ha de acompañarlas durante el resto de sus vidas. Pero aún hoy en los años adultos,'la posición' es dolorosamente difícil de mantener cuando la vejiga está a punto de reventar.

Cuando TIENES que ir a un baño público, te encuentras con una cola de mujeres que te hace pensar que dentro está Brad Pitt. Así que te resignas a esperar, sonriendo amablemente a las demás mujeres que también están discretamente cruzando piernas y razos en la posición oficial de 'me estoy 'meando''. Finalmente te toca a ti, si no llega la típica mamá con 'la nenita que no se puede aguantar más'. Entonces verificas cada cubículo por debajo para ver si no hay piernas. Todos están ocupados. Finalmente uno se abre y te lanzas casi tirando a la persona que va saliendo. Entras y te das cuenta de que el picaporte no funciona (nunca funciona); no importa... Cuelgas el bolso del gancho que hay en la puerta, y si no hay gancho (nunca hay gancho), inspeccionas la zona, el suelo esta lleno de líquidos indefinidos y no te atreves a dejarlo ahí, así que te lo cuelgas del cuello mientras miras como se balancea debajo tuyo, sin contar que te desnuca la correa, porque el bolso está lleno de cositas
que fuiste metiendo dentro, la mayoría de las cuales no usas, pero que las tienes por si acaso...

Pero volviendo a la puerta... Como no tenía picaporte, la única opción es sostenerla con una mano, mientras que con la otra de un tirón te bajas los pantalones y te pones en 'la posición'... Alivio...... AAhhhhhh.... por fin... Ahí es cuando tus muslos empiezan a temblar.... Porque estás suspendida en el aire, con las piernas flexionadas,
las braguitas cortándote la circulación de los muslos, el brazo extendido haciendo fuerza contra la puerta y un bolso de 5 kg colgando de tu cuello. Te encantaría sentarte, pero no tuviste tiempo de limpiar la taza ni la cubriste con papel, interiormente crees que no pasaría nada pero la voz de tu madre retumba en tu cabeza 'jamás te sientes en un inodoro público!!', así que te quedas en 'la posición' con el tembleque de piernas... Y por un fallo de cálculo en las distancias una salpicada finíííííísima del chorro te salpica en tu propio culo y te moja hasta las medias!!!
Con suerte no te mojas tus propios zapatos, y es que adoptar 'la posición' requiere una gran concentración.

Para alejar de tu mente esa desgracia, buscas el rollo de papel higiénico peeero, nooo hayyyyyy...! El rollo esta vacío...! (siempre) Entonces suplicas al cielo que entre los 5 kilos de cachivaches que llevas en el bolso haya un miserable kleenex, pero para buscar en tu bolso tienes que soltar la puerta, dudas un momento, pero no hay más remedio.... Y en cuanto la sueltas, alguien la empuja y tienes que frenar con un movimiento rápido y brusco, mientras gritas OCUPAAADOOOO!!!

Ahí das por hecho que todas las que esperan en el exterior escucharon tu mensaje y ya puedes soltar la puerta sin miedo, nadie intentará abrirla de nuevo (en eso las mujeres nos respetamos mucho) Sin contar el garrón del portazo, el desnuque con la correa del bolso, el sudor que corre por tu frente, la salpicada del chorro en las piernas... el recuerdo de tu mamá, que estaría avergonzadísima si te viera así;
porque su culo nunca tocó el asiento de un baño público, porque francamente, 'tú no sabes qué enfermedades podrías agarrarte ahí'. ...estás exhausta, cuando te paras ya no sientes las piernas, te acomodas la ropa rapidísimo y tiras la cadena tratando de tocarla lo menos posible, por si las enfermedades...

Entonces vas al lavabo.

Todo esta lleno de agua así que no puedes soltar el bolso ni un segundo,
te lo cuelgas al hombro, no sabes cómo funciona el grifo con los sensores automáticos, así que tocas hasta que sale un chorrito de agua fresca,
y consigues jabón (si es que lo hay), te lavas en una posición de jorobado de Notredame
para que no se resbale el bolso y quede debajo del chorro...
El secador ni lo usas, es un trasto inútil así que terminas secándote las manos
en tus pantalones, porque no piensas gastar tu kleenex para eso y sales...

En este momento ves a tu novio, que entró y salió del baño de hombres
y encima le quedó tiempo de sobra para leer un libro de Borges mientras te esperaba.
'¿Por qué tardaste tanto?'' te pregunta él ya aburrido.
'Había mucha cola' te limitas a decir."""

Y esta es la razón por la que las mujeres van en grupo al baño, por solidaridad, ya que una aguanta el bolso y el abrigo, la otra sujeta la puerta, otra pasa el kleenex por debajo de la puerta
y así es mucho más sencillo y rápido
ya que uno sólo tiene que concentrarse en mantener 'la posición' y la dignidad.

Y aun así los hombres siempre se preguntan ¿Por qué tardais tanto en el baño o por qué siempre las mujeres van acompañadas al baño...?






PD: Sería injusto no publicar esto que me he encontrado por ahí, ahora que se han esfumado todas mis fantasías lesbicas de un plumazo.

viernes, 16 de abril de 2010

Hay cosas que deberíamos saber (reflexiones desde el feisbuc)

A traves de Maximiliano Mariño:

PREMIO NOBEL de la PAZ para la FUNDACIÓN VICENTE FERRER
Esta causa ahora tiene 79,455 miembros
El objetivo: VICENTE FERRER es una ESTRELLA y nosotros podemos ser la COLA de su COMETA

Mi respuesta: Jorobar Pizzero El Mar a las 20:27
A ver Mundos, ¡pero si no se quién coño es ese tío! ¿es un cura o algo así?, por que no te pega.

Aclaración de Maximiliano Mariño El Mar a las 20:59
No jo'as. Era un jesuita que dejó la orden, se casó y dedicó su vida a los desfavorecidos en La India. Gracias a su fundación se ha construido colegios, hospitales, se ha sacado de la pobreza a más de dos millones de personas. Se puede decir que era un socialista de verdad ;D


Reflexión Jorobar Pizzero El Mar a las 21:31
¡Coño! Ahora si, el Jesuita díscolo. ¡si es que bien follados rendimos mejor!, ya te lo he dicho yo muchas veces.


PD: ¡Hace falta posdata esta vez!

sábado, 10 de abril de 2010

Respuesta a varias opiniones sobre el caso de un Juez Valiente y Presunto

Yo pago mis impuestos, nuca le he pegado a mi mujer ni a mi hijo, no he tenido nunca un accidente de trafico, soy responsable en mi trabajo y mis amigos me aprecian por mi cordialidad y hospitalidad. Si alguien necesita que le ayude lo hago en la medida de mis posibilidades y sin esperar nada a cambio. No tiro los papeles al suelo y respeto los limites de velocidad con el cinturón de seguridad puesto y la ITV pasada. Llevo al niño con la sillita de seguridad "siempre" y no hago ruido con mi música a altas horas, aunque tenga invitados y sepa que mis vecinos están de vacaciones. Subo por las escaleras a casa y con la luz apagada para hacer ejercicio y ahorrar electricidad en la comunidad....
Ayer me denuncio la municipal por hacer mal un estacionamiento al no ver el cartel de prohibido aparcar en una zona que "no conocía".

Jose Alberto, ¿Me lo merezco yo? ¿Pago la multa o llamo a Gabilondo o al Losantos por que mi ayuntamiento es del Psoe?¿Es que soy yo menos que Garzón?

Por cierto, ¿donde está mi presunción de inocencia cuando me compro un CD o un DVD?¿Esa ley quién la aprobó?¿Es que no es de VALIENTES copiarse un disco de Ramoncín?

Lo que hace falta es creernos menos lo que nos gusta oír y escuchar más lo que no nos gusta, tener sentido del humor y no confundir churras con merinas, ni dejarnos engañar por los medios. Si nos hiciésemos menos eco de lo que nos cuentan y "hablásemos" mas o nos hiciéramos oir más, otro gallo les cantaría a todos éstos chupopteros que nos gobiernan, aspiran a ello, nos juzgan o nos chupan la vida literalmente cada día.

Una sonrisa por favor.

PD: A mi que me detengan.

sábado, 3 de abril de 2010

Semana Santa

Hace ya algunos años, en Jueves Santo, conocí a una prostituta brasileña que trataba de que un amigo, dueño de un restaurante, se encoñara con ella y la retirara. Ella era una mulataza muy guapa, pero nada llamativa físicamente. Así que este amigo me pidió que la acompañara al cine para poder escaparse, ya que llevaba dos días sin aparecer por su casa (Por supuesto estaba casado).

Yo, que por entonces era el amante de la muerte, y tan chulo que me cortaba la picha por que me tocaba los güevos, allá que me voy con la puta al cine con dos mil pelas pa toa la noche. Claro, después de el cine vino una cena frugal en casa de mi madre, ella nunca supo que a escondidas (por entonces no tenia piso aún) pero con la primera copa se acabo la pasta y empezó la fiesta.


Lo único que recuerdo es que acabé con una jumera del quince en la puerta de Pedro Vives con tres o cuatro paquetes de tabaco en el bolsillo, con todo un pelotón de paracaidistas belgas preguntándose si de verdad era yo y la poesía que le tuve que dedicar y que a continuación reproduzco.


DE MUJER

Ébano y marfil.

Fría o ardiente,
mujer o hembra
nunca lo supe.
De tus negros ojos
hice espejo de mi alma
y sentí vértigo.

Olvidada por los sueños te conocí,
enamorada

De tu cuerpo de alquiler
hice relicario de poesía
y con los pies lastimados
te fuiste a dormir.

Fui con una puta al duelo de cristo.

Las risas ahogaron
minutos casi perdidos,
casi escondidos.
El espíritu de tu piel morena
prendió la llama,
mil colores refulgieron,
mil arco iris y estrellas,
mil vasos de vino,
para ti, de ron.

De la vida, le dije, disfruta
lo que te es dado. ,
y me miró con ojos cansados.
Piensa que hablaba de mí.

Fuiste paloma equivocada,
o, solamente querías más.


PD:¿Que si al final me la follé?, ni yo a ella ni ella a mi, ni un beso nos dimos ni falta que hizo para que fuese una de las experiencias más alucinantes que he vivido con una mujer, y esta lo era de los pies a la cabeza. Al final la llevé a su hostal, a eso de las siete de la madrugada, me invitó a subir pero tenia que currar y no la volví a ver.