martes, 11 de marzo de 2014

(Cronicas Marcianas) Recuperar a Marcia

Cuando se tienen ganas lo mejor es dejarse de ostias y tirar pa'lante con lo que sea.
Aún así, me cuesta dejar la mochila de los años y la falsa conciencia, la pose que me auto impuse, el rol que me marqué y del que ya queda tan poco.
Recuperar a Marcia es mas difícil de lo que creía. A veces asoma, inmisericorde, alegre y talentoso. Otras, las más, se esconde, agazapado como un gato callejero, con los ojos brillantes, ahíto de basura y esperando, al calor del motor de cualquier coche. 
Así me encontraba el Sábado de carnaval. Con las defensas bajadas y sin esperar ninguna posibilidad de trascender.
Las aventuras comienzan cuando uno decide irse a dormir y se equivoca de camino, consciente o inconscientemente. Siempre ayuda tener cerca a alguien que brille, alguien al que le importes poco mas que la mierda que caga, colegas los llamo. Pero toda mierda tiene su mosca.
Aun no he descubierto todos los secretos de la noche, pero algunos se revelan sin tapujos, sin clemencia, y casi siempre, me pillan desprevenido.
Entonces Marcia bufa, se eriza y saca las uñas, salta de su escondite y de un salto pone a funcionar mi mente desdibujada y reprimida. 
Es cuando todo a mi alrededor se convierte en luces de colores y música. Los fantasmas de la noche me revelan su identidad, y los veo transparentes en sus poses inverosímiles y poco audaces. Muchachos asustados que se esconden detrás de chupitos y barbas demasiado cuidadas y chicas modernas insatisfechas y muy pagadas de si mismas.
A Marcia le gusta ser un verso suelto, bailar sevillanas cuando suena Frank Ferdinand, y tocarle el culo al mas macho y guapo, cuando no la polla y jugar a ser eterno, aunque no tenga demasiado sentido, antes muerto que predecible. Así que  cuando la hembra enseña sus armas, me desarmo y finjo ser un niño perdido, para luego follar sin piedad ni satisfacción, como en un viaje astral, ver sin ser visto, Marcia usa mi cuerpo como herramienta de una pasión que no siente, pero que adelgaza, que suda y tiembla. Que convence.
-Dame tu teléfono y volverás a ser una diosa en mi cama. Yo te follaré y Marcia me dirá que hacer contigo...
La próxima vez quizás seas tu la que vuelva a casa en autobús.


PD:¿Alguien les dirá alguna vez a estas niñas que se fotografían con el móvil así, que están mas sexys y guapas, porque es como las vemos cuando nos la están chupando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario