miércoles, 28 de agosto de 2013

Puedo inventar una noche.


Puedo inventar una noche, una que nunca sucediera. Una noche inventada en lugares de verdad, en sitios en los que estube de verdad, escuchando la música, bebiendo las copas y respirando el mismo ambiente.
Puedo inventar una noche en la que te conociera, con fotos en las que salgo contigo y gente con la que estuvimos. Fotos en las que la sonrisa y la noche son las protagonistas, en las que podria buscar coartada a mi imaginación.
Puedo inventar una noche en la que habláramos, bailaramos y nos rozaramos, en la que nos apasionaramos y disfrutáramos de la eterna juventud y del sexo. Una noche que en la que podría por lo menos, haberlo soñado.
Puedo inventar una noche que acabara y no fuese un deseo, con marcas que aún conservo y miradas que aun me atraviesan, una noche con besos extraños y precipitación, la misma que me dejó seca la boca y la espalda y el alma dolorida.
Puedo inventar una noche para recordar, una noche memorable y sincera, una noche cargada de sensaciones y alegrias, para poder contarla y escribirla, y reirme e ilusionarnos, una ilusion que guardo aun en el estomago.
Puedo inventar una noche que sucedió de verdad, pero que es inventada, como mi vida hasta ahora.

domingo, 25 de agosto de 2013

Apasionado en todo.

Por ahora he dejado de ser insensible, he aparcado a un lado la coraza inmaterial y soy completamente vulnerable. Vuelven a tener significado las canciones. Vuelvo a sentir, y debería ser revitalizante, fresco y emocionante, y en cierto modo lo es. El problema es que estoy desacostumbrado y no se bien que postura tomar. De hecho, estoy tan lejos de mi mismo que a veces me dominan y me sobrepasan los sentimientos.
Esta claro que voy con el freno de mano conectado y las ruedas echando humo y que, aveces, me paso de frenada.
Es significativo que ahora tampoco tenga ganas de aparecer por una casa que ya no es mía, a hacer frente a una realidad a la que no quiero pertenecer, a la que nunca he pertenecido y en la que me he visto obligado vivir, consecuencia de promesas que a la postre, se han vuelto en mi contra.
Es una infamia absoluta, yo lo siento así, pero lo peor es que las razones que que antes me hacían sostener la impostura, no eran mis razones, no eran mas que miedo, miedo a haber perdido mi tiempo y mi existencia, miedo a haberme perdido a mi mismo en los mejores años de mi vida. Miedo a que mi renuncia hubiese sido infructuosa, inútil y demasiado absoluta como para volver atrás.
Creo que podré reencontrar mi propia esencia otra vez, una esencia a la que renuncié por
amor, creyendo saber lo que perdía y creyendo en poder conseguirlo por ella y con su ayuda. Pero todo fue lo de siempre, tu nunca has sido diferente, boda, casa, niño, apariencias, ínfulas y al final, desprecio y abandono.
Yo no soy así, yo soy un ser despiadado, insensible y falto de escrúpulos que no se preocupa por nada ni por nadie, un ser sin sentimientos, desligado de toda realidad costumbrista, apasionado en todo y abnegado en nada, ni siquiera en mi mismo.

domingo, 18 de agosto de 2013

Hagamos del recurso un modo

Hagamos del recurso un modo. Y del modo un estilo y del estilo una moda y de la moda una identidad y de la identidad una filosofía y de la filosofía una forma de vida, y de una forma de vida una sociedad y de una sociedad un sentimiento y de un sentimiento una nación, y de una nación un nacionalismo y de un nacionalismo una guerra y de una guerra un negocio y de un negocio un recurso, y de un recurso...
Fijate que cosas se me ocurren escuchando a Pablo Alborán...

miércoles, 14 de agosto de 2013

Hecho público, que no púbico.

Ya es oficial y elevado a público con luz taquígrafo y dietas de abogado de por medio. Estoy divorciado.
Yo, como siempre, he tragado con todo, todo me lo he creído y todo lo he aceptado. Me siento herido y liberado a un tiempo. Herido evidentemente por la perdida y la parte de culpa, y liberado en cierto modo porque, aunque esté aun en una cárcel de necesidad y falta de recursos, afectividad y cariño... tengo una bonita puerta abierta para salir, si así lo estimo conveniente, cuando quiera.
 Mientras tanto, el bueno de mi sigue haciendo de niñero, chofer, mozo, cocinero, asistente y saco de arena, todo ello en pos de una buena convivencia y el bienestar de un hijo, que a la postre, se pasa el día enganchado a la consola o hablando de ella... La pregunta es ¿Y no es lo mismo que hacías antes? y la respuesta sigue siendo la misma, y el siguiente comentario es "Claro, pero antes estabais casados y eso..." y la respuesta sigue siendo la misma... al final uno siempre espera poder echar un polvo, cuando te estas conociendo por placer, de novios por costumbre, de casado por obligación y de separados por nostalgia o vicio o por ver que pasa..., este es el hecho Púbico.
Pero así estoy yo, harto del hecho público y esperando el hecho púbico, pero ¡hay de mi! si por placer daba como vergüenza, si por costumbre era aburrido, si ese tipo de obligaciones te agobian y viciosa, lo que se dice viciosa no has sido nunca demasiado... ya digo ¡hay de mi y de mi túnel carpiano! Y es que voy a ser desgraciado hasta para eso.
Y eso que el hecho púbico no se me dio nunca mal del todo...

lunes, 5 de agosto de 2013

Maldito Duende

He oido que la noche es toda mágia, y que un duende me invita a soñar...
Pues me cago yo en el duende.
   Como algunos ya sabeis el motivo de la reapertura de este blog, he de hacer una valoración positiva de lo que muchos me dicen que no debo hacer, esto es; Drogarme.
Si, me drogo, lo reconozco. Me drogo para pasar una noche sin sueños ni malos rollos. Y es que el problema son los sueños. Podría remitirme a entradas antiguas en este mismo blog, para explicar la importancia que que los sueños tienen en el proceder consciente de éste que suscribe, pero, sucintamente, mis sueños son tan vividos, que dificilmente los distingo de la realidad hasta que despierto. Esto conlleva, en estos tiempos de crisis personal, una serie de inconvenientes que solo puedo combatir con las drogas. Las drogas me permiten dormir alguna hora más y con cierta tranquilidad. Me aseguran una noche blanca, completamente inocua. Me proporcionan un despertar dulce y una lenta incorporación a la rutina diaria que puedo permitirme. Por supuesto he vuelto al café y la cola como combustible de mi consciente, ya sabeis, el viejo ciclo estimulante-somnifero que tanto ha dado que hablar. Pues bien, la falta de mordacidar e ironia no es mas que otro sintoma de esta particular reentrada diaria que me auto inflijo. Tanto que hemos criticado el modo de vida americano...


viernes, 2 de agosto de 2013

Venganzas Amargas

LA vida nos lleva siempre por senderos que esperabas no cojer nunca. Cosas que no has valorado durante años, resulta que, repentinamente son, si no importantes, si deliciosas y agradables. Hay pequeñas venganzas que el tiempo te va trayendo sin que las esperes, aunque las hayas deseado. Pequeños "te lo dije" que no pronuncias, pero que te traen una media sonrisa indisimulable a la boca, a la vez que un pequeño resquemor en el estomago. ¿Que de que hablo? Pues de todas esas veces que una persona deja a un lado su verdadero yo, sus creencias y opiniones en favor de un status quo, de un entente cordiale que te permita mentener un día a día y un mes a mes (ojo con lo del mes) en cierta armonia en algunas relaciones interpersonales y que al final descubres que son posturas, poses falsas y conductas encaminadas al control, si no al dominio de la segunda parte contratante. Yo no suelo decir "te lo dije", pero si siento mucho resquemor, y se me nota. ¿Te atreves a preguntarme lo que me pasa, a decirme que no me enfade...? He aguantado muchas mentiras para poder seguir adelante, la mayoría mías. Ahora que no me pidan que soporte bien una verdad que que no se atreven a contarme del todo, que no me pidan que me preocupe por esas cosas tan malas que pasan, por hacer lo que decides hacer y que,después de lo que ha y está pasando... amiga mía... eso es de vergüenza ajena. cuando las hacia yo, eran estupideces y no llevaban a ningún sitio. Empezar un camino nuevo es emocionante, sin duda... que te empeñes en hacerte la dura y la lista igual que siempre