viernes, 2 de agosto de 2013

Venganzas Amargas

LA vida nos lleva siempre por senderos que esperabas no cojer nunca. Cosas que no has valorado durante años, resulta que, repentinamente son, si no importantes, si deliciosas y agradables. Hay pequeñas venganzas que el tiempo te va trayendo sin que las esperes, aunque las hayas deseado. Pequeños "te lo dije" que no pronuncias, pero que te traen una media sonrisa indisimulable a la boca, a la vez que un pequeño resquemor en el estomago. ¿Que de que hablo? Pues de todas esas veces que una persona deja a un lado su verdadero yo, sus creencias y opiniones en favor de un status quo, de un entente cordiale que te permita mentener un día a día y un mes a mes (ojo con lo del mes) en cierta armonia en algunas relaciones interpersonales y que al final descubres que son posturas, poses falsas y conductas encaminadas al control, si no al dominio de la segunda parte contratante. Yo no suelo decir "te lo dije", pero si siento mucho resquemor, y se me nota. ¿Te atreves a preguntarme lo que me pasa, a decirme que no me enfade...? He aguantado muchas mentiras para poder seguir adelante, la mayoría mías. Ahora que no me pidan que soporte bien una verdad que que no se atreven a contarme del todo, que no me pidan que me preocupe por esas cosas tan malas que pasan, por hacer lo que decides hacer y que,después de lo que ha y está pasando... amiga mía... eso es de vergüenza ajena. cuando las hacia yo, eran estupideces y no llevaban a ningún sitio. Empezar un camino nuevo es emocionante, sin duda... que te empeñes en hacerte la dura y la lista igual que siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario