viernes, 21 de agosto de 2009

Pues sí, siguiendo el comentario de J..., alcemos nuestras copas por Orwell y ese monumento que nos dejó, malamente titulado Homenaje a Cataluña, y lo digo porque puede hacer pensar en otra cosa que lo que es: las memorias en que se basa la película Tierra y libertad. También yo le veo cosas positivas a la globalización, una posibilidad mayor de entendimiento humano y de extensión de la democracia. En todo caso, no creo que sea una amenaza para las particularidades regionales de cada uno, que tendrán aún mayor éxito en un mundo “globalizado”, y lo pongo entre comillas porque la globalización tampoco se alcanzará nunca totalmente, es solo una consecuencia del avance tecnológico que, como todo, tiene sus límites.

Menudos días de canícula estamos teniendo en P... Dignos de los mejores de M... Por momentos el cielo y la ciudad entera se tiñen de ese naranja quemado con el que aparece en esas escenas apocalípticas de la película La Jetée. Es curiosa esta película de media hora hecha con fotos fijas, porque la gente por aquí o la adora o la detesta. Pero en fin, quería contaros lo bien que se está en la capital estos días de agosto en los que se pueden ver algunas calles casi desiertas, salvo las de los circuitos turísticos, por supuesto. Hoy paso la jornada de trabajo en la Biblioteca Nacional, pero como no hay quien se concentre con tantas minifaldas alrededor y, como la cafetería no tiene nada que ver con la maravillosa de la Nacional de Madrid, me he salido a dar un corto paseo cruzando por el nuevo puente Simone de Beauvoir hacia el minibarrio que se ha creado hace muy poco tiempo como quien no quiere la cosa en una esquina del distrito XII en torno a una calle llena de bares nuevos con pequeñas tiendas puestas con muy buen gusto, al lado de un parque urbano como solo los franceses tienen, al que da también, por otro lado, el pequeño edificio de la nueva Cinemateca. “Cour Saint-Emilion” se llama la zona, y está siempre hasta arriba, da igual que sea agosto o febrero. Es desde aquí desde donde os escribo con este nuevo ultraportátil que es una maravilla. Como decía el cómico, no digo la marca para no hacer publicidad a Toshiba...

Pero voy a dejar de poneros los dientes largos, o de aburriros, depende, y voy a volverme a mis 4 torreones de la Biblioteca Tolbiac. No creáis que estoy loco del todo, pocos sitios hay con más tensión sexual que una biblioteca, y cuando es nacional la cosa llega a niveles de alta tensión, aunque no es menos cierto que he de terminar con unos documentos que tengo entre manos de mi querido S... y esta noche quiero volver temprano para ver en la tele dos documentales en Arte sobre la historia del comunismo, más otro sobre expresionismo. Ah! Da gusto estar de nuevo en F... Pero para conseguirlo he de convencer a mi chica de que no vea una serie que se llama Lost o algo así. Lo llevo difícil...

¡Felices vacaciones a Joaquín en León!
Ronda de Garay

No hay comentarios:

Publicar un comentario