lunes, 17 de agosto de 2009

CUATRO POEMAS RETOZONES


I
Entre capazas y rosas
dabas vueltas, mi niña
y no te recuerdo mas
que como una muñeca imperfecta.
No quise tocar tus brazos,
ni tan siquiera tus piernas,
y naufrago entre sonrisas
y vasos,
fueme devorando la noche
fuíme callando
y escuchando,
oí el rozar de tu vestido,
blanco,
sobre las briznas de verde
hierba,
y como quién huye de la tormenta,
empapeme de sangre nueva.

II
Reíste con las sombras,
fugaz y tendenciera,
bailabas sobre el suelo
como si te faltase el aire
y fueron cayendo cada uno
de los siete velos que
Eros, vicioso como siempre,
te puso en mis sueños.
Y yo, apenas descubierta la magia,
me refugié en el cielo de tu boca,
mientras trataba de pisar
tus huellas por paredes y techos
y voceaba cada una de tus sonrisas.

III
Dejé que el tiempo dejase de andar
y aunque solo por confusión
logré estrechar tu cuerpo,
el regalo de tus besos hicieron
del sueño y la noche
un espejo de feria.
¡Qué grata tragedia agacha mi cabeza!
¡Qué infame destino arrastra mis pies.!
Sigue, sigue soñando con él
que yo recogeré gustoso su abrazo.

IV
Quién te habla cada noche, al oído de tus sueños.
Quién te calienta los pies, y te mece con los suyos.
Quién te observa dormir, en silencio y te escucha.
Quién te da un beso de buenas noches, o una noche
de besos buena.
Quién abre tu cuerpo para luego sudar las sabanas.
Quién se mete en tu vientre para regalarte
y sembrarte y regarte y tenerte.
Quién te busca cada mañana, como un niño perdido.
Entre tanto, mientras buscas
yo me mato a pajas.

PD:
Recuerdo una mujer
como largas noches de invierno,
ávida de recuerdos fríos,
susurrantes, impasibles,
lacerantes, eunucantes.
Una estrecha grieta
entre monstruosos cañones
de impúdica lubricidad,
viuda de amores imposibles.

Quizá la noche la tenga mayor
y ahora te estés jodiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario